600 656 02 40

¿Carillas o diseño de sonrisa?

Actualmente, está muy de moda el cambiar o modificar los dientes para mejorarlos a nivel estético. Mejor conocido como “diseño de sonrisa” es un procedimiento que se puede realizar con resinas o con porcelana. 

 

La diferencia entre ambos términos es que las carillas son láminas finas que se adhieren a la parte externa del diente, ocultando manchas, restaurando daños y rellenando espacios y el diseño de sonrisa es cuando aplicas esas carillas con fines estéticos en más de uno o dos dientes. Es decir, todos los diseños de sonrisa son hechos con carillas, pero no todas las carillas aplicadas forman parte de un diseño de sonrisa.

 

Carillas de resina

 

A simple vista luce como un diente natural. Este material permite modelar la carilla por capas simulando el esmalte y la dentina del diente, otorgándole una gran naturalidad.

 

Ventajas:

 

  • Más rápidas de aplicar,
  • En la mayoría de los casos se puede aplicar sin desgastar el esmalte dental.
  • Fácil reparación, porque se puede pegar una resina sobre otra y sobre el diente.
  • Son más económicas que las de porcelana.
  • Más conversadoras, pues no se hace casi nada al diente.

 

Desventajas:

 

  • No se pueden colocar en todos los pacientes.
  • Se pigmentan y cambian de color.
  • Son menos estéticas que las carillas.
  • Se rompen más fácilmente.
  • No son del todo reversibles, pues al quitarlas y colocarlas se pierde un poco el esmalte del diente.

 

Carillas de porcelana

 

Las Carillas de porcelana, con una duración de más de 10 años, mantienen sus características de color y brillo, involucran procedimientos de laboratorio, por lo que se convierte en un proceso largo. Pueden brindar un aspecto mucho más natural.

 

Ventajas

 

  • Tienen una duración de más de 10 años. 
  • Son más estéticas.
  • Muy resistentes.
  • No se pigmentan ni cambian de color con el pasar de los años.
  • Debe tener un cuidado mayor para evitar que se rompan o se caigan.

 

Desventajas

 

  • Son irreversibles 
  • Al ser más permanentes que las resinas, se debe asistir a más controles previos a su instalación.
  • Más costosas.
  • Se debe desgastar el diente para evitar que se vea más grande de lo que naturalmente debe ser.
  • Si se dañan, en la mayoría de los casos son irreparables, por lo que hay que sustituirlas.

 

Ambos procedimientos no deberían ser considerados como primera opción, siempre se recomiendan tratamientos más tradicionales como la ortodoncia y el blanqueamiento para corregir los dientes a nivel estético. Además, requieren un diagnóstico previo.

 

¿Quieres realizarte un diseño de sonrisa? Consulta con nuestros odontólogos en cualquiera de nuestras sucursales.

Ver todas las noticias